El alavés Jon Aberasturi, primer amarillo con su triunfo en Caspe

0
ciclo21.com
IMQ – Nov 18

(EFE).- El vasco Jon Aberasturi (Euskadi Murias) es el primer líder de la Vuelta a Aragón 2018 tras imponerse con unos metros de ventaja sobre el pelotón en la etapa inicial de la carrera aragonesa, con final en el alto del castillo de Caspe (Zaragoza).

Aberasturi completó los 180 kilómetros de recorrido entre Teruel y Caspe con un tiempo de 4:06:42 a un promedio de 43,478 kilómetros por hora tras lanzar el esprint final a unos 200 metros de meta sin que ni Carlos Barbero (Movistar) ni Garikoitz Bravo (Euskadi Murias), segundo y tercero respectivamente en la etapa, pudieran hacer nada por darle alcance.

MotorGorbea 18

El alavés sumó para su equipo la primera victoria de esta temporada después de haber conseguido numerosos puestos de honor en las diferentes pruebas previas; en su palmarés personal es el décimo triunfo que obtiene.

Aberasturi, por tanto, es el primer jersey amarillo que impone la Vuelta a Aragón trece años después de que lo luciese por última vez el alicantino Rubén Plaza en la localidad zaragozana de Illueca, en 2005.

La etapa se desarrolló bajo el patrón habitual de constantes ataques desde la salida lanzada hasta que se consiguió formar, poco antes de la primera hora de carrera, un reducido grupo de hombres fugados.

Las hostilidades en el pelotón de la carrera aragonesa no se demoraron en busca de esa primera escapada que al menos otorga protagonismo durante un buen número de kilómetros a los ciclistas que consiguen meterse en ella.

Tras diferentes tentativas, se formó en el kilómetro 33 un primer grupo de tres componentes con dos españoles, Gotzon Martín (Euskadi) y Jorge Cubero (BH Burgos), junto al colombiano Alex Cano (Coldeportes Zenu), a los que el pelotón empezó a dejarles hacer.

Poco después, cuando el trío ya acumulaba una veintena de segundos a su favor, el abuelo hispano del pelotón, Paco Mancebo (Inteja Dominican), decidía abandonar el pelotón en busca de los escapados. Su inquietud resultó exitosa y poco después conseguía el objetivo de integrarse en la escapada para conformar el cuarteto protagonista del día.

Mancebo llegaba a la carrera aragonesa, en la que había sido 9º y 5º en los años 2003 y 2004 respectivamente, con algunas dudas sobre su estado físico, por una afección de garganta que no terminaba de curar desde su participación en la Vuelta a Madrid, como había reconocido a EFE el día anterior.

Su presencia en cabeza de carrera le permitía recuperar la moral e incluso soñar con luchar por el triunfo, aunque los grandes favoritos no se lo permitieron, en una etapa que “se adapta bien a mis características”, había dicho en las horas previas.

“He cumplido atacando”, ratificaba a EFE todavía sudoroso y recuperando el aliento nada más cruzar la línea de llegada, “aunque es verdad que no iba bien del todo”.

A los cuatro escapados les permitieron llegar hasta el entorno de los tres minutos de ventaja; la máxima que consiguieron fue de 3:25 en el kilómetro 57,7, al paso por el alto de San Just.

Esta fuga permitió a Paco Mancebo esprintar en el primer alto de montaña, el de San Just, y sumar los puntos que le permiten coliderar esta clasificación junto al vencedor de la etapa, así que lucirá mañana el maillot azul celeste de este trofeo.

El otro premio que había en juego entre los fugados era el de liderar la clasificación de sprints especiales, que fue a manos del colombiano Alex Cano (Coldeportes Zenu) tras ser más rápido que sus compañeros de aventura en los dos puntos calientes del día, en las localidades turolenses de Utrillas y Alcañiz.

Los cuatro mantuvieron un buen entendimiento para poder llegar lo más lejos posible en su intento, aunque fue definitivamente neutralizado a falta de diez kilómetros para la llegada.

En el pelotón, durante la persecución, hubo algún que otro escarceo, sobre todo en zonas en las que el viento podía convertirse en un aliado para intentar hacer un abanico y romper las hostilidades. Ninguno de ellos llegó a cuajar y finalmente todos decidieron fiarlo a los dos kilómetros de ascensión final a la fortaleza caspolina.

No obstante, todavía tuvo fuerzas para intentarlo a falta de cinco kilómetros Óscar Pujol (Ukyo), pero el pelotón comandado en ese momento por los componentes del Israel Cycling Academy lo echaron abajo por la vía rápida.

A partir de ahí, la lucha entre los aspirantes al doble premio de la victoria de etapa y el liderato se centró en conseguir la mejor posición posible para, llegado el momento adecuado, lanzar el que deseaban que fuera el ataque vencedor.

Aunque la rampa final no la conocían in situ, todos los aspirantes a la victoria la habían visionado en internet, y por ello, Aberasturi, tras comprobar que se encontraba con fuerzas, fue el primero en lanzarse a por el triunfo sin que nadie pudiese interponerse en su objetivo.

Este sábado se disputa la segunda etapa que conducirá al pelotón desde Huesca hasta Zaragoza, con un recorrido de 194 kilómetros. EFE

Aberasturi: La victoria es la más bonita de mi palmarés

EFE).- El ciclista alavés Jon Aberasturi (Euskadi Murias) no ha dudado en calificar su victoria en la primera etapa de la Vuelta a Aragón 2018 en el castillo de Caspe (Zaragoza) como la mejor de las nueve que hasta ahora adornaban su palmarés.

“Es el triunfo más bonito de todos los que tenía hasta ahora. Aquí he demostrado que también puedo ganar en carreras en Europa con gente buena” ha manifestado el vasco, satisfecho tras imponerse en la llegada caspolina y además convertirse en el primer líder de la carrera aragonesa, trece años después de que el alicantino Rubén Plaza se impusiese en 2005.

Para Aberasturi, su triunfo en una etapa que no consideraba que “era la mejor para mis características”, porque lo había visionado en internet, le sirve para “reafirmar que las victorias que logré en Asia en 2017 no eran casualidad”.

“Estoy un poco mejor que el año pasado y lo he podido demostrar en esta llegada. Hasta ahora en el equipo se nos habían escapado unas cuantas victorias por diferentes circunstancias”, ha manifestado.

También ha comentado que consideraba una llegada apta para gente como Carlos Barbero (Movistar), quien finalmente ha sido segundo, o los franceses del Direct Energie Thomas Boudat y Jonathan Hivert, y por ello, ha tratado de “ir colocado lo mejor posible”.

“A 200 metros de meta sabía que tenía que atacar para entrar primero, y si tenía fuerzas iba a ser muy difícil que me remontasen”, ha añadido.

Aberasturi ha insistido en que pensaba que la llega de la segunda etapa en Zaragoza se ajustaba mejor a sus características, por lo que no descarta que pueda volver a tener una oportunidad para luchar por la victoria, aunque también sabe que en este tipo de llegadas masivas, en un día en el que la previsión es que llueva y haga viento, “hay que tener un poco de suerte y no quedarte un poco encerrado o cualquier otra situación”. EFE

Jorge Fernandez – Noviembre 18
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here